Estudiar en Francia
  • Una educación pública y de calidad

Francia es uno de los países que más invierte en educación, cada año, el Estado francés destina más del 20% del presupuesto general en educación, lo cual se ve reflejado en el excelente nivel académico que poseen escuelas y universidades públicas francesas, y el bajo costo de los estudios.

Tal inversión beneficia enormemente a los estudiantes extranjeros, para quienes el costo de los estudios superiores está subsidiado en un 90% por parte del estado francés y sólo deben asumir el 10% restante que corresponde a gastos generalmente administrativos.

  • Una educación nacional

Otra de las particularidades de la educación superior en Francia es que es de carácter nacional, es decir que cuando se realizan estudios en escuelas o universidades públicas, el título es otorgado por el Ministerio de Educación Nacional y no por la institución en particular, lo cual le da exactamente el mismo peso al diploma sin importar en dónde usted haya realizado sus estudios.
Además, lo anterior garantiza que todas las instituciones públicas de educación superior tengan el mismo nivel académico y que por tal razón, no sea posible establecer un ranking como normalmente sucede en los demás países.
Por eso se le recomienda escoger una institución en provincia para bajar costos. ¡El titulo será el mismo que el obtenido en Paris!

  • Sin discriminación entre estudiantes franceses y extranjeros

En Francia no existe ningún tipo de discriminación entre estudiantes franceses y estudiantes extranjeros, ya que las condiciones de acceso, los costos y los diplomas obtenidos son exactamente iguales para ambos.

  • Los subsidios adicionales

El Estado francés ofrece, de manera excepcional, un subsidio mensual para el alojamiento por el hecho de tener el estatus de estudiante incluso si usted es extranjero. Dependiendo de ciertos elementos, cada mes le será reembolsado entre el 20 y 30% de lo que usted paga mensualmente por concepto de alojamiento.

La alimentación para estudiantes también está ampliamente subsidiada por el Estado francés, ya que existen restaurantes universitarios donde un almuerzo o una comida cuesta alrededor de 3 euros, precio bastante económico si se tiene en cuenta que una comida rápida cuesta a partir de 6 euros y comer en un restaurante pequeño, a partir de 10 euros.

Para facilitar la movilidad de los estudiantes, el Estado francés también subsidia los transportes, es decir que sin importar la ciudad, usted siempre encontrará tarifas especiales para estudiantes en todos los medios de transporte: bus, metro, tramway, avión, tren, etc.

Igualmente, las actividades culturales y deportivas se encuentran subsidiadas. Los estudiantes gozan de descuentos especiales en entradas a cine, museos, conciertos, obras de teatro, exposiciones, torneos deportivos, partidos, etc.

En términos generales, el estudiante goza de una posición bastante privilegiada en Francia, pues tiene acceso a descuentos en todos los servicios que hacen parte de su vida cotidiana. El Estado francés se esfuerza por garantizar la calidad de vida de los estudiantes, incluso si son extranjeros. ¡No desaproveche esta oportunidad!